Noticias

Sprint final | 8 consejos para administrar el tiempo en el último mes de preparación de oposiciones

A falta de poco más de un mes para la celebración de oposiciones de maestros en la mayoría de comunidades, entre ellas en Andalucía, es momento de plantearse cómo afrontar estos últimos días de estudio. Administrar el tiempo es un arte difícil de dominar, más aún cuando los nervios, la ansiedad y el estrés juegan en nuestra contra. Pero si logramos controlar en cierta medida estos factores negativos y llevar a cabo algunos de los consejos que preparadores y expertos proponen, estaremos más cerca de nuestro objetivo.

Fantasear es inevitable, pero intenta estar en ‘el ahora’

¿Cómo será el examen? ¿Me traicionarán los nervios? ¿Caerá justo lo que no he estudiado? ¿Y cómo le irá a mi amig@? ¿Será esta vez la definitiva?

De acuerdo; las preguntas se agolpan y esa ansiedad anticipatoria es inevitable. Pero te recomendamos que intentes minimizarlo: el deporte, la lectura o la meditación son claves. Sabes lo que te queda por estudiar, conoces tus puntos débiles y estás a tiempo de solucionarlos -o al menos maquillarlos- de cara al examen. También sabes, cuando te hace falta descanso, la necesidad de desconectar. Así que, tanto si estás estudiando o descansando, ¡mantente en el ‘ahora’!

A por los temas que nunca salen, a por los supuestos más complicados

Si ya has analizado las tendencias de los últimos exámenes y sabes qué temas han entrado, y qué supuestos son más frecuentes, es el momento de que te estudies todo eso que dejabas para más adelante: lo que crees que no va a caer, lo que te parece más complicado, lo que nadie se estudia. Si tienes el resto de contenido controlado -buena señal- no dejes de mirar hacia donde casi nadie mira: nunca se sabe por dónde van a ir los tiros.

Agendas, plannings, archivadores…es el momento de ser firme con la rutina de estudio y la organización

La rutina de estudio, siempre importante en el proceso de opositar, alcanza el calificativo de imprescindible a estas alturas. Necesitas establecer un planning con los temas que te quedan por repasar; necesitas valorar -y dejar por escrito- qué partes del examen llevas peor. A partir de ahí, establecer una dinámica de estudio que palíe estas carencias de cara al día del examen y plasmarla de la forma más visual posible; pero, sobre todo, comprometerte con ella. Es el momento de llevar la rutina al milímetro: también de organizar tus apuntes, de guardarlos en lugares visibles, de tener todo a mano.

Tarjetas, post-its y grabaciones: acude a los trucos para memorizar

Como ya hemos tratado en algunos artículos, existen una serie de trucos para lograr meternos en la cabeza de una vez por todas esos detalles que tanto nos cuestan. Elaborar tarjetas con partes de la legislación, inundar nuestra sala de estudio con post-its o grabarnos recitando los temas y leyes más complicados para escucharnos en cualquier momento: es el momento de acudir a esas estrategias para memorizar. Sé original: los límites los pone tu ingenio.

Estricta rutina de estudio, pero también de descanso

Si hablábamos de tomarse más en serio que nunca la rutina de estudio, tenemos que nombrar la importancia de hacer lo mismo con la rutina de descanso. Uno de los errores más frecuentes de los aspirantes es el de no descansar bien los días previos al examen. Y no hace falta que te digamos qué es lo que pasa con tu ánimo o habilidades cognitivas cuando esto ocurre.

Comienza a establecer una rutina de sueño que sea compatible con los horarios de examen: sentimos decirte que si eres de estudiar por la noche y de descansar por el día…tienes un mes para cambiarlo sino quieres llegar zombie al examen.

Compromiso con tu oposición: es el momento de decir que no

Como decíamos en puntos anteriores, desconectar, ergo descansar, es necesario. No obstante, habrá momentos en los que no puedas realizar actividades de ocio al compás de tu grupo de amigos. En este apretón final es importante establecer prioridades y, por ende, aprender a decir que no. Un sacrificio cuyos frutos no tardaremos en recoger.

Haz vida social-opositora

Dialogar con otros opositores sobre el examen es una actividad necesaria y estimulante. Empatizar con su situación y que ellos empaticen con la tuya; solucionar dudas que tengan y que ellos solucionen las tuyas. Pero, sobre todo, abrirte a ellos: mostrarle tus temores, desahogarte, preguntar. Pocas actividades van a ser tan terapéuticas y útiles en este sprint final. Y la academia, por supuesto, es el mejor lugar y contexto para hacerlo.

Simulacros de examen

Como ya estarás haciendo en la academia, es importante que comiences a hacer simulacros de examen en casa. Aquí entra la necesidad de cronometrarte, de canalizar los tiempos del examen y adaptarte a ellos. También de practicar las exposiciones: te invitamos a que conozcas las aplicaciones que te pueden ayudar a controlar el tiempo, así como una serie de consejos para controlar los nervios cuando expongas.

 

¿Estás interesado en alguna de estas oposiciones?
¡Contacta con nosotros y te asesoraremos!

¡Comparte con otros opositores y sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *