Entrevistas

Entrevista a Jijo Limón | Viñetas contra el ‘Opocalipsis’

Jijo Limón atiende a Aspirantes para hablar sobre sus viñetas y su pasado como opositora.

Marta Cadrecha (1990) comenzó a prepararse las oposiciones a Educación Infantil cuando acabó la carrera. “Empecé sin saber en qué me estaba metiendo”, reconoce. En 2015, tras varias experiencias opositando que ella define como “cuestionables”, todo explota. Fueron tiempos de “lágrimas, ira y decepción entremezclada”. Una tormenta que significó el preludio del punto de inflexión que le cambiaría la vida. Porque poco después aparecía ‘Opocalipsis’, y con él nacía Jijo Limón, el alter-ego salvador de una aspirante a maestra “agobiada y frustrada”, pero con recursos.

Jijo Limón y la realidad del opositor

Opocalipsis  (Foster ediciones) es un libro de ilustraciones lanzado en 2017 por Jijo Limón. En él los superhéroes no tienen capa. Tampoco poderes. Son viñetas sobre opositores que escupen, sin mucho maquillaje, la realidad del proceso. Inciden en situaciones a las que cualquier aspirante se enfrenta en su día a día. Desde la imagen que tiene el exterior del opositor, la ansiedad del día del examen, el deterioro de la vida social o los altos y bajos de una carrera de fondo que, a veces, se eterniza.

Tras dos entregas que han supuesto un éxito de ventas, Jijo Limón prepara la tercera parte de Opocalipsis y con ella el cierre de una trilogía que ha servido para edificar una comunidad de opositores. En torno a sus perfiles en redes sociales se congregan aspirantes que valoran la empatía y la capacidad de transmitir del trazo minimalista de la autora y que, como ella cuando empezó a dibujarlas, encuentran en sus viñetas un oasis en el que descansar de largas jornadas de estudio.

Desde Aspirantes nos inspiramos y creeemos en las historias de superación y amor por una vocación, independientemente de que vengan o no desde nuestras aulas. Así, decidimos charlar con Jijo, no sólo sobre sus viñetas, sino también sobre su realidad como opositora. ¿Hay trucos para sacarse las oposiciones? ¿Cómo son sus apuntes? ¿Con cuál de sus viñeta se quedaría y en qué consisten sus próximos proyectos?

Caballeros del pupitre redondo | Jijo Limón

 

 

Jijo Limón como opositora. ¿De qué especialidad y cómo ha sido el resultado de tus años opositando?

He opositado a Educación Infantil desde que acabé la carrera. Como muchos otros empecé sin saber en qué me estaba metiendo. En 2015 decidí (o asumí) que opositar era más que echar horas frente a los apuntes de vez en cuando. Ese fue mi punto de inflexión para empezar a ver resultados. La primera oposición aprobada llegó en 2017.

Opocalipsis; ¿cómo nacen estas viñetas y con qué objetivo? ¿Por qué esa relación opositar – fin del mundo?

Las viñetas nacen después de ese primer año al 100% con la oposición. Fue a raíz de una experiencia “cuestionable” con una preparadora personal. Muchas lágrimas, ira y decepción entremezcladas. Básicamente, las viñetas fueron una manera de descargar frustración y ocupar la mente ese verano.

El opositor de por sí se enfrenta al fin del mundo como lo conoce

El concepto “Opocalipsis” nace hablando en un descanso con una muy buena amiga y opocompi. El opositor de por sí se enfrenta al fin del mundo como lo conoce: los horarios, compañías, la presión, el carácter… todo cambia.

En torno a la figura de tus viñetas se ha creado una pequeña comunidad. ¿Nos puedes hablar sobre ‘ese’ mensaje directo o comentario que te haya hecho reflexionar? 

 

Sí, es cierto que hemos formado una pequeña comunidad basada en el apoyo, respeto y cariño 2.0. No hace mucho recibí un comentario sobre si sentía que con tantos años invertidos en la oposición había perdido la juventud. En cierto sentido, entiendo su comentario; pero yo no lo veo así en absoluto. Opositar es invertir. Puedes invertir y ver resultados en seguida, o quizás tarden un poco más en dejarse ver.

La oposición me ha enseñado mucho: sobre mí misma, sobre mi entorno y, por supuesto, sobre mi profesión. Quiero pensar que me ha hecho un poco mejor.  Además… juventud aún me queda, ¡¿no?!

En ocasiones, tus viñetas nos hablan de situaciones cotidianas y errores del opositor que hay que aceptar sin culpabilizarse. Si te tuvieras que quedar con una viñeta que te haya ayudado más, o que te haya costado más plasmar, ¿cuál sería?

Voy a compartir algo con vosotros. Es una imagen que no llegué a publicar en el Instagram de Jijo Limón pero sí en el personal. Es ésta:

Viñeta inédita de Jijo Limón

La idea tras ella es “Aprender a romperse y seguir”. Puede parecer algo ridículo, pero la dibujé en un momento de ansiedad extrema en la que no veía cómo seguir adelante con la opo. Todo era negro. Y en ese momento algo me dijo “tienes que seguir”. Si la meta está ahí, hay que seguir. A todos nos cuesta. A todos nos duele. Todos nos rompemos. Pero de romperse…rómpete bien y sigue; ¡aprobé esa convocatoria!

Cómo te ha ayudado tu capacidad para el dibujo y la expresión durante el proceso? ¿Hay creatividad en tus apuntes, exposiciones…?

La creatividad puede darte un empujón para destacar del resto. Pero, la base es la perseverancia y el buen estudio. No es lo mismo un empujón desde cero, que desde 100.

Y sí, mis apuntes esconden algún monigote con reglas mnemotécnicas. O quizás sólo sea que me gusta garabatear lo que estudio,

En alguna de tus viñetas sale a relucir el ‘concepto’ de Opozulo. ¿Cuáles son los ingredientes que tiene que tener ese Opozulo para que las horas de estudio y trabajo en él sean productivas?

Un opozulo debe ser el punto perfecto entre nube de algodón y sala de tortura. Un sitio silencioso con buena iluminación y pocas distracciones. Al menos para los que no puede llegar a fascinar el vuelo de una mota de polvo. Con todo a mano para no andar de paseo, y con la temperatura ideal para no entrar en fase de hibernación.

El ‘Opozulo’, ese lugar…

En los últimos años vivimos tiempos de convocatorias calificadas como “históricas”. Grandes ofertas de empleo público que a muchos hacen plantearse el proceso de opositar. ¿Qué le dirías al que está pensando en lanzarse a opositar?

Mi sincera opinión: si quieres opositar, lo quieres hacer con o sin grandes ofertas. El que se lanza ahora pensando que la va sacar por estadística, está muy equivocado. Por supuesto que hay gente que la saca a la primera, pero son la excepción (la élite si me apuras). Detrás de todo aprobado hay mucho trabajo y sacrificio, aunque no se vea. Y, además, en nuestro campo la competencia es feroz. Personalmente he visto grandísimos profesionales en Educación, algunos ejerciendo y otros no.

La oposición como carrera de fondo es un símil que todos hemos utilizado. ¿Crees que hay trucos para llegar a la meta?

Trucos para la correr esta carrera hay miles. Para alcanzar la victoria ninguno.

¿Cuáles han sido tus experiencias en academias? ¿Crees que es necesario para el opositor apoyarse en este tipo de centros?

Sí, creo que es recomendable apuntarse a una academia (sobre todo en las primeras convocatorias). Las orientaciones, pautas de trabajo, temporalización y correcciones pueden ahogar a cualquier novato. En mi fase de academia, agradecí toda sugerencia que se me dio e incluso ahora reconozco que me dijeron cosas que hasta tiempo después no puse en práctica (A todos los que leáis esto… Sí: hay que personalizar los temas. No. No vale sólo con estudiarlos).

 

9 viñetas de ‘Opocalipsis’ para 9 situaciones

Le propusimos a Jijo que nos respondiera con una viñeta a diferentes situaciones rutinarias en la vida del aspirante…

 

¡Comparte con otros opositores y sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *