EspecialesHistorias

Diario de una opositora en cuarentena (II) | «Pese a todo, quiero seguir preparándome»

Una semana después, Alba López de la Vieja escribe la segunda página de un diario que por momentos se complica. Tras la reunión de los sindicatos con Educación y el anuncio del previsible aplazamiento de las oposiciones de Secundaria en Andalucía, la alumna de Tecnoszubia Oposiciones reconoce que llegó a sentir «que el futuro se le caía encima». Con todo, ha decidido seguir con su preparación: ya sea por ese «Hacienda hecha no corre prisa» que continúa diciéndole su padre o por el «Gente parada, malos pensamientos» que durante la última semana le ha repetido su madre. En cualquier caso, Alba no se rinde. 

«Supongo que os habréis enterado: las oposiciones de Secundaria en Andalucía, a las que yo me iba a presentar, se aplazan. Aún no es oficial, ni hay fecha concreta, pero todo apunta a eso. Imagínate: cuando lo supe, se me cayeron todos los planes; todo el futuro que tenía en mente. Fueron días muy difíciles: mira que mis compañeras me avisaron días antes, pero yo me resistía a creerlo. Hasta que el jueves se anunció.

El jueves no existió en mi calendario -fue un día de desánimo y el tramo más bajo de la montaña de emociones que he vivido durante la semana-. pero también reconozco que el viernes todo comenzó a cambiar. En Madrid y Castilla y León, por ejemplo, las oposiciones parece que se mantienen. Y aunque no termino de fiarme, creo que, de ser así, me presentaría en Madrid: ¡Aunque sólo sea por ver el examen!

Pero lo más inmediato es que he llegado a la conclusión de que sigo. Así es: sigo preparándome, al menos todo abril, y ya veremos los meses siguientes. No voy a tirar por la borda todo el trabajo hecho hasta ahora. Mi compañera Olga y yo vamos a continuar en la academia, de momento: quiero que Centeno me siga llevando la programación, terminarla, tenerla estructurada…aunque el año que viene no sé dónde estaré, si en Castilla o aquí.

¿Además, los preparadores recomiendan que la preparación de unas oposiciones así se haga en dos años, no?

Creo que es lo mejor por varios motivos. Por un lado, por lo que yo llamo ‘higiene mental’. Ya lo dice mi madre: «Gente parada, malos pensamientos». Y yo quiero mantenerme ocupada, seguir con la preparación, aunque sea menos tiempo al día. No quiero hacer un breakdown, sino seguir con mis conocimientos bien compactados. Aunque soy consciente que quizás tenga que bajar el ritmo: antes me quedaban tres meses y ahora año y medio, en principio.

En este sentido, sigo agradeciendo mucho el apoyo de mi padre. Es mi coach número 1 -ahora, por ejemplo, ha ido a imprimirme unos apuntes, ¡qué detalles tiene!-. Él sabe que lo que me prepare ya lo tengo y me insiste en que siga: que las horas que le eche, buenas son. Eso sí, soy consciente de que vienen cambios: ahora se presenta la necesidad de buscar trabajo. Se me acaba el paro y no puedo estar viviendo de mis padres más tiempo.

La cercanía de Centeno

Antes de que se me olvide: este miércoles tuvimos la segunda clase online. Nos tocó evaluación: una parte que, a mí al menos, me parece aburrida y tediosa.  La verdad: sigo siendo partidaria de lo presencial. Echo de menos la cercanía de Centeno: ¡qué preparador más hogareño! Me trata como si me conociera de toda la vida, aunque ahora solo hablemos por chat -¡tengo el micrófono roto y no puedo interactuar por voz durante las clases!-.

Por lo demás, la clase bien: durante la sesión paramos solo cinco minutos…¡para que mis compañeros pudieran salir a aplaudir! Me gusta el gesto pero yo no puedo hacerlo: en mi vecindario no aplaude nadie. El otro día lo decía mi madre: «Vemos por la TV las calles llenas, y aquí, entre que los vecinos son mayores o están pachuchos, no sale nadie…»

Vida en familia

Esto es importante: ayer tuve 8 horas de sesión de DJ. Mi hermano se puso a hacer un directo en Instagram con música durante toda la tarde. Aquí cada uno hace su vida con normalidad; ¿y dónde se ve la vida de una familia mejor que en la música que se escucha en cada habitación? Mi padre, con Juanito Valderrama. Mi hermano pequeño, el que digo que hizo de DJ, música más moderna. Y el mediano…¡flamenco! Lleva un andaluz dentro.

En fin, somos 5, con mi perra, y no puedo decir que estemos mal: ¡A veces pienso que, si me hubiera pillado con mi novio, hubiera sido el fin de la relación!

 

¡Comparte con otros opositores y sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *