Noticias

¿Bloqueo y cansancio mental en tus oposiciones? ¡4 pautas para reducirlo!

Cuando el opositor se enfrenta a la realidad tras meses o años de preparación, pueden aparecer varios fantasmas: el del abandono, que abordamos en nuestro texto ‘El síndrome de opositor: un viaje por el desierto’ o, sin ir tan lejos, el del bloqueo. Bloqueo, cansancio mental, llámalo cómo quieras; nos referimos a esas temporadas en las que tenemos la sensación de que nuestra memoria no es la misma que cuando empezamos. No tenemos, quizá, la misma lucidez, ni las mismas ideas; nuestras sesiones de estudios no son tan productivas y el rendimiento y la atención en clase, decaen. ¿Hay alguna forma de superarlo?

No dejes que ese tema te hunda: bordear el obstáculo

A estas alturas de preparación es normal que aparezcan momentos de dificultad. Si estás atrancado en una sección exigente del temario, nuestra recomendación es que vuelvas, por un tiempo y dentro de lo posible, a tareas más automáticas, que te exijan menos: haz tests, repasa lo que ya te sabes o dialoga con tus compañeros sobre esta parte de tu examen. No dejes que un obstáculo te hunda, ni te recrees en la dificultad; siempre hay métodos para bordearlo y que nos resulte más sencillo.

El descanso del opositor: los límites del esfuerzo

Pocas cosas hay más importantes para un opositor que mantener una buena rutina de sueño. Somos conscientes de que lo sabes, pero nos gustaría incidir en esto: la falta de sueño puede condenar nuestro estudio y ser la principal responsable de nuestro bajo rendimiento. Hay que aprender a descansar y a dormir: un estudio de la Universidad Complutense de Madrid pone de relieve cómo la falta de sueño está relacionada con bajas calificaciones y con la deficiencia en habilidades cognitivas. 

Ya sabes que el equilibrio suele estar entre las 7 y 8 horas de sueño: un tiempo que no debe ser negociable. Además, el descanso no se queda ahí: recuerda que ante las grandes maratones de estudio, a veces es más productivo parar 30-45 minutos que seguir.

  • No dejes que las pantallas interrumpan tu sueño: ¡la luz azul arruina nuestros ciclos de sueño! Apaga todos los dispositivos antes de dormir.
  • El ejercicio, cuando estamos todo el día sentados, es ideal para que al final del día podamos descansar mejor.
  • Los ejercicios de respiración pueden ser un aliado excepcional.
  • Incluir en la dieta alimentos con triptófano (plátano, piña, aguacate…) será un pequeño plus para dormir bien.

Redecora tu lugar de estudio: un soplo de aire fresco

Ya son muchos meses en el mismo lugar, pasando horas y horas; la fatiga mental puede reducirse si decidimos redecorar nuestro lugar de estudio. Definir aspectos como la iluminación, la silla que utilizamos o el resto del mobiliario, es fundamental. Darle una vuelta a todas estas condiciones ambientales supondrá un soplo de aire fresco para nuestra psique; ¡como empezar de nuevo!

El capital humano: exprésate con compañeros y preparadores

Apuntarte a Tecnoszubia conllevó, entre otras cosas, rodearte de gente que comprende por dónde estás pasando: preparadores y trabajadores, en general. Haz uso de esto y exprésate: antes de abandonarte al bloqueo y teñirte de gris, acude a la academia; a tus compañeros. Compartir tus emociones te ayudará a relativizarlas: ¡muchos están en tu situación!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.