Noticias

Los consejos que necesitas para crear el mejor ambiente de estudio

Así lo dictan los preparadores: en las oposiciones no hay que dejar nada al azar. La planificación debe imperar desde un primer momento. Durante estos días, con el comienzo de las clases y la proximidad del otoño, empiezan, para muchos, días críticos para la preparación. Porque es ahora cuando empezamos a pensar en cómo estructurar un año que será intenso, pero en el que tenemos puestas todas nuestras esperanzas. Surgen las dudas: ¿cuántas horas de estudio diarias necesitaré?  ¿De qué manera podría dosificarme para no agotarme en el primer mes? ¿Hay alguna forma de lidiar con la falta de motivación? Hoy nos vamos a centrar en la necesidad de crear un buen ambiente de estudio.

La importancia del ambiente de estudio en las oposiciones

Si quieres aprobar, vas a tener que pasar muchas horas sentado, estudiando, por lo que el entorno va a jugar un papel fundamental. Ya sabes: tener la casa ordenada te hace más feliz, te quita el estrés. Esto no es sólo el alegato de ciertos gurús,  sino el resultado de diversas investigaciones. Así, la convicción de que el orden juega un papel clave en nuestro día a día será extrapolable al proceso de unas oposiciones; nuestro rendimiento intelectual irá ligado a la armonía que desprende nuestra habitación. Y con armonía no nos referimos a una habitación con velas, luz cálida y olor a incienso. Hablamos de sensación de tranquilidad, de la paz ligada al hogar; algo que dependerá, para cada uno, de unos factores u otros. No obstante, sí hay una serie de recomendaciones universales. Te las contamos.

La habitación debería ser siempre la misma

Con el objetivo de que nuestro cuerpo asocie un espacio al estudio, la habitación que tengamos deberá ser siempre la misma. Pero no sólo eso: el habitáculo deberá disponer, por lógica, de una buena ventilación y suficiente luz natural. Más allá, intentaremos que mantenga una temperatura adecuada -la temperatura ideal para la actividad mental oscila entre los 17 y los 22 grados- y que no sea excesivamente ruidosa, claro, para evitar distracciones.

La importancia del mobiliario

Contar con un escritorio amplio, una silla de estudio cómoda -no tanto como para quedarnos dormidos en ella- o estanterías en las que poder ordenar nuestros libros y apuntes es crucial. Tendremos que intentar tener todo a nuestro alcance para, de nuevo, reducir al mínimo las distracciones. A partir de aquí, ya sabes: hay que abrazar como imprescindibles los cajones, las bandejas y cajas para almacenar papeles. Los vamos a necesitar.

La iluminación ideal para el ambiente de estudio

El debate está ahí: ¿luz azul, luz violeta o luz blanca? Diversas voces apuntan que la iluminación más adecuada para estudiar tiene que tener una serie de caraterísticas:

  •  Que ilumine por igual el espacio de estudio.
  •  Tener diferentes fuentes de iluminación: lámpara y flexo.
  •  En cuanto a la temperatura de las bombillas, la pregunta del millón: los expertos hablan de que para el ambiente de trabajo lo ideal son luces frías, de entre 4.000 y 5.000k, con un índice de reproducción cromático bajo y con una cantidad de 400 o 500 lúmenes de intensidad.
  •  Cuidado con los pequeños detalles: intentemos colocar los flexos y luces de tal forma de que no nos hagamos sombra al escribir.

No hay que evitar la tecnología, pero…

No te vamos a decir que huyas de ordenadores o móviles en la habitación. Una tablet o un buen portatil van a ser ‘must’ en tu equipo de estudio. Sí te vamos a decir, sin embargo, que la uses a tu favor y no para tu distracción. Mira este artículo para saber más sobre aplicaciones que te pueden ayudar a mantener la concentración.

 

 

¡Comparte con otros opositores y sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *