Noticias

Oxford University Press: ‘Feedback efectivo: la llave del éxito en la evaluación del aprendizaje’

El verano puede ser un buen momento para renovar e investigar nuevas metodologías que adecuen el librillo de cada docente a la situación actual.

Si la semana pasada citábamos ciertas claves que nos habían enseñado estos meses de confinamiento en lo que a educación se refiere, esta vez queremos comentar el informe de la Universidad de Oxford ‘Effective feedback: the key to successful assessment for learning’, que incide, precisamente, en uno de los puntos que adelantábamos la semana pasada. Los expertos de la Universidad de Oxford tratan en este trabajo cómo se puede potenciar la evaluación del aprendizaje con nuevas metodologías. Te contamos algunas de ellas.

De la evaluación del aprendizaje a la evaluación para el aprendizaje

El Informe se centra en si los métodos de evaluación actuales consiguen que los estudiantes comprendan en qué han tenido éxito y sobre qué tienen que trabajar para mejorar. Por eso, hablan de una transformación hacia la evaluación para el aprendizaje que alcanza más importancia que nunca con el cierre de las escuelas durante las fases más agudas de la pandemia.

La pérdida de la educación presencial aumentaría, sostienen, «la necesidad de asegurar que el docente sepa qué carencias tienen y que los profesores puedan basar en ello sus enseñanzas». En esto incide directamente la evaluación para el aprendizaje, un sistema que pretende  ir más allá de la mera memorización.

Este tipo de evaluación, explica Kate Turner, jefe de producto ELT de Oxford University Press, “Es un sistema que requiere feedback frecuente para que el alumno tome conciencia de su aprendizaje. Le ayuda con su desarrollo, no solo le da una nota basada en una ‘foto’ de su conocimiento en un solo día. Es más continua, y tiene en cuenta diferentes estilos de aprendizaje – los exámenes van muy bien a algunos, pero otros alumnos se expresan mejor de forma verbal”.

“Además -continúa Turner-, la nota del examen no nos explica por qué hemos acertado en algunos aspectos, y fallado en otros. La finalidad de la evaluación para el aprendizaje es marcar pautas para que el alumno siga aprendiendo. ¿Qué se ha hecho bien y cuáles son los pasos siguientes para seguir mejorando? El feedback que das a dos alumnos nunca será igual, aunque podrían obtener la misma nota en un examen escrito”.

Mejorando el feedback para mejorar la enseñanza: 5 puntos

De esta manera, el Informe de Oxford University Press cita una serie de prácticas clave para, a través del feedback que reciben los alumnos, mejoren sus resultados.

  •  Diagnóstico: ¿en qué punto se encuentran los estudiantes? Para responder correctamente a esta preguntan, proponen que las preguntas de los exámenes no recurran simplemente a la memoria, sino que vayan hacia la comprensión más profunda a través de opiniones, comparaciones e hipótesis.
  • Aprendizaje y éxito: los alumnos deben saber por qué están aprendiendo lo que están aprendiendo, además de aclarar qué van a poder conseguir cuando adquieran los conocimientos.
  • Colaboración entre alumnos: para llegar aquí, el programa propone que el feedback no provenga solo de los docentes, sino que nazca de la colaboración de los propios estudiantes. «En la evaluación para el aprendizaje se enfatiza el trabajo de grupo o en parejas: el docente hace una pregunta y los estudiantes debaten sobre ella en parejas antes de preguntarles por la respuesta adecuada. Y el profesor puede preguntarle a cualquiera porque todos lo han debatido”, explican.
  • Estrategias en vez de soluciones: Sería importante «que se les anime a practicar esa reflexión, como ocurre al pedirles localizar y corregir sus propios errores. De esta manera, el aprendizaje será mayor».
  • El momento oportuno para el feedback: ¿Tenemos que explicarle al alumno en qué está fallando en medio de una presentación o justo después? Dentro del informe apuntan hacia la necesidad de darle un espacio al alumno. Mejor darle ese feedback pasado un tiempo para que la recepción sea positiva.

¿Obstáculos?

Desde el Informe aclaran que son conscientes de los obstáculos para implementar todo esto:

“El principal obstáculo a nivel global suele ser la idea de que es una forma de evaluar que implica mucho tiempo. Los profesores tienen una carga de trabajo significativa, entre la planificación de las clases, impartirlas, y la administración que conlleva su rol. Personalizar el feedback a cada alumno puede parecer que llevaría una carga extra en detrimento de otras áreas o tareas igual de importantes”. Algo que se solucionaría, como reseñábamos anteriormente, utilizando la baza del debate enriquecedor entre compañeros; propiciar que los estudiantes se hagan preguntas unos a otros para que, al final, crezca su nivel de comprensión ante un tema. 

¡Comparte con otros opositores y sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *