Entrevistas

El comienzo del curso según Paula, María Rosario y María: motivación y seguridad tras un año difícil

Mirar al futuro, pese a todo, con ilusión. Mantenerse motivadas, gracias a un equipo que, reconocen, «está a todo». La nueva modalidad semipresencial de Tecnoszubia arrancó recientemente con centenares de alumnos; algunos, nuevos, otros, repiten tras varios cursos. Desde Aspirantes hemos hablado con tres alumnas: Paula Mota, María Rosario Martos y María Serrano; y las tres coinciden en algo: tras el confinamiento, la pandemia y la suspensión de las pruebas, les costó mantenerse en el camino, pero ahora andan en él más motivadas que nunca.

María Rosario Martos, «con las pilas cargadas»

Varios años preparándose las oposiciones de ADE, trabajando y con un niño de poco más de un año. María Rosario Martos nos cuenta que «hace un año empezó a trabajar en un instituto a distancia de la Junta como interina». Cuando llegó el confinamiento, por la naturaleza del centro educativo, la cantidad de trabajo se multiplicó: «Estuvimos hasta arriba de trabajo».

Mientras tanto, ella siguió estudiando hasta el final, pese a la cancelación del examen. Y unos meses después, vuelve con ganas: «Si no estoy en la academia no es lo mismo; sin el preparador no estamos motivadas; llegas y el preparador lo que hace es ponerte las cosas claras: no solo te preparan para las oposiciones, si no que te preparan para que, independientemente de la situación, te entren ganas de sacarte la plaza. Saben cargarte las pilas«.

Paula Mota, calma tras la «desilusión»

Fueron momentos especialmente delicados para Paula Mota, aspirante de la especialidad de Biología y Geología que durante el confinamiento reconoce haberlo pasado mal, al sentirse «desilusionada» tras la cancelación de un examen para el que llevaba tres años preparándose. «No pude ni meter cabeza como interina», se lamenta, a la vez que reconoce cuál fue su salvavidas durante aquellos días: «Las tutorías con mis preparadores, cada sábado, me ayudaron mucho. No sabía qué iba a pasar, pero ellos estaban a mi lado».

Ahora, encara el nuevo curso sorprendida por las medidas de seguridad de Tecnoszubia: «Me ha sorprendido bastante la organización: mampara, mascarilla, geles…y la plataforma funciona mejor que nunca».

María Serrano y su «éxito de un fracaso continuo»

Tras narrar los momentos difíciles por los que pasó durante las fases más duras de la pandemia («¡Nos las cancelaron cuando estábamos en la recta final! Fueron varias semanas preparándonos sin saber nada, sin poder concentrarnos», recuerda), María Serrano, opositora de la especialidad de Lengua y Literatura, relata que, pese a todo, no siente que el año pasado fuera un año perdido: «La academia fue fundamental; si no nos planteamos coger otro camino fue por los preparadores. Este año hay más competencia, pero nos enseñaron que todo el trabajo que habíamos hecho no era en vano: era un camino útil, ya recorrido, en el que aprendimos, por ejemplo, cómo hacer los supuestos prácticos. No fue un año perdido».

Y termina poniendo de relieve la importancia que para ella tiene en todo esto la frase de su estado de WhatsApp: «Éxito de un fracaso continuo». «Que no nos pudiéramos presentar el año pasado es un pequeño fracaso, pero paso a paso lo vamos a revertir».

¡Comparte con otros opositores y sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *