EspecialesHistorias

Detrás de ‘El día de la academia’: un homenaje a la comunidad de Tecnoszubia

La semana pasada publicamos en nuestro canal de YouTube un vídeo muy especial. El día de la academia nace de las respuestas que nos dieron nuestros alumnos con plaza en las oposiciones de maestros de este año cuando, durante las entrevistas que les hicimos durante el verano y que pronto saldrán en nuestro canal, les preguntamos qué significaba para ellos, en su proceso, el día que, online o presencial, asistían a su clase semanal. Lejos de ser una pregunta banal, sabíamos que, por lo que hay detrás de Tecnoszubia y la naturaleza del proceso, las respuestas iban a ser significativas.

Porque somos conscientes de que para nuestros alumnos es un día cuya importancia, durante las oposiciones, va más allá de la propia preparación teórica. Así lo vemos en nuestras aulas y así nos lo confirmaron ellos: para todos, uno de los grandes activos de Tecnoszubia es la comunidad de aspirantes que hay detrás. En un proceso en el que puede reinar la competitividad, en Tecnoszubia tenemos la suerte de que, gracias a nuestros preparadores y a la calidad humana de nuestros alumnos, que vienen de todas partes de Andalucía,  los grupos que se crean son, más bien, grupos de ayuda en los que, por lo general, reinan las sinergias y cualquiera, independientemente de sus circunstancias, siempre encuentra un hombro en el que apoyarse.

Así, vemos cómo, por ejemplo, María Castillo, alumna con plaza en la especialidad de Inglés, nos contaba que para ella el día de la academia era el mejor de la semana; un momento en el que socializar y compartir experiencias con el resto de aspirantes. Nos sorprendía María Vico, de Infantil, diciendo que para ella era un día de cierre; prácticamente de descanso, pese a la exigencia de sus preparadores, tras una semana entera estudiando. Ana Fernández, de Francés, explica cómo hizo amistad con dos compañeras que, finalmente, han sido claves para que sus oposiciones se hayan cerrado con éxito. Arantxa Gómez, de Primaria, explica la importancia de aquel día para calibrar cómo iba su preparación «Y que la unas veces la bajaran de la nube y otras la levantaran»; y Mª del Carmen Martínez, que venía todas las semanas desde Jaén, reconoce, por su parte, que su día de la academia era esencial: «rompía con la rutina; verme con mis compañeros, que estaban viviendo lo mismo que yo, me ayudaba a desconectar”.

Una vez más: ¡gracias!

Desde Tecnoszubia estamos orgullosos de que esto sea así; de funcionar como un eje que articula, de tantas formas, un proceso tan complicado como unas oposiciones; un lugar en el que todo es más fácil. En un mundo, el de la educación, en el que la tecnología comienza a opacar a lo humano, nosotros apostamos por estar a la vanguardia en infraestructuras online y presenciales, por supuesto, pero sin comprometer nunca la cercanía y humanidad que caracteriza nuestro método y diferencia a nuestros trabajadores. ¡Seguiremos así durante el curso que entra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.