Noticias

Gestionar el tiempo en tus oposiciones: 5 tips que te harán más productivo sin darte cuenta

Es una eterna cuenta pendiente que todos tenemos: gestionar el tiempo correctamente es un factor diferencial cuando decidimos opositar. De hacerlo depende que el proceso sea menos tortuoso, que podamos compaginarlo con otras actividades y, por supuesto, que podamos rendir a la altura de lo esperado y llegar al examen con todo el temario bien aprendido. Por el camino, varios obstáculos: los dispositivos inteligentes y sus estímulos infinitos, la fuerza de voluntad menguante o la dispersión propia -y normal- asociada a una época de incertidumbre y estrés.

Priorizar: concretar nuestras necesidades

Es crucial que te preguntes cuáles son tus necesidades actuales; que priorices, mediante una rutina, cuáles son las actividades a las que más tiempo le debes dedicar. Este ejercicio te permitirá, por ejemplo, hacer una lista con actividades que, quizá, puedes delegar en otros o darte cuenta de cuáles son esas tareas que debemos dejar de lado hasta que pase un tiempo. Entendemos que si estás en medio de unas oposiciones y tienes el examen en el horizonte, uno de los tres primeros puestos está ocupado. Ahora te toca a ti: ponlo por escrito para ordenar tu mente y darle la importancia que merece a cada una de las actividades que llenan tu día a día.

 Honestidad: ¿en qué perdemos el tiempo?

De forma paralela al punto anterior, es trascendental que localicemos nuestros ladrones de tiempo. Lo primero es ser consciente de qué es lo que nos roba el tiempo -más allá de nuestras obligaciones-. ¿El móvil?, ¿redes sociales? ¿correo electrónico? ¿TV?, ¿la mala organización de nuestro lugar de estudio? ¡Apúntalos!

La importancia de los horarios

Entendemos que no quieras convertir tu vida en un planning, ni constreñir tu día a día más de lo necesario, pero si estás opositando, nuestro consejo es que, durante un tiempo, concretes los horarios. Calendarizar descansos, tiempo de estudio, de asistir a clase y de hacer el resto de obligaciones de tu día a día te ayudará a estar más motivado, a saber cuánto tiempo te lleva cada tarea y no extenderte más de lo necesario y, en definitiva, a procrastinar un poco menos.

Contra el móvil…¡bienestar digital!

…O contra la tablet, o contra el ordenador. Los dispositivos electrónicos inteligentes son una fuente inagotable de estímulos que, está demostrado, nos hacen perder nuestra capacidad de atención. Para controlarlo, te damos una serie de consejos:

  • Tanto Android como iOS tienen, a estas alturas, un apartado dedicado al bienestar digital. Alertas, gráficos e informes de actividad que nos ayudan a evitar un uso excesivo del teléfono. De nuevo, analizar nuestros hábitos nos permitirá conocernos y entender si tenemos realmente un problema y cómo de grande es.

  • Hay apps y extensiones de Chrome como Stayfocusd, Block apps o Forest que nos ayudan a controlar nuestro uso de móvil diario. Mientras que Forest gamifica el proceso, las otras dos cortan por lo sano, permitiéndonos, durante un tiempo, bloquear apps, webs y más.
  • Otros hábitos de higiene tecnológica como desactivar las notificaciones en determinados momentos, apagar el móvil por la noche y despertarnos con un reloj despertador de toda la vida para evitar esos minutos extra de tiempo perdido en la cama o mantener el teléfono fuera de nuestra vista mientras trabajamos, se antojan clave.

Adaptar tareas a nuestro momento y estado de ánimo

Aunque esto no es siempre posible, sí que es aconsejable. Todos tenemos nuestras horas de máxima concentración; para algunos suele ser al momento de levantarse, otros encuentran en la noche un momento de relajación y productividad. Es importante que seas consciente de esto para asignar tareas más o menos exigentes a los diferentes momentos del día.

Objetivos realistas

De la mano del punto anterior, debemos evitar ponernos fechas límite imposibles, grandes cantidades de tareas en un mismo día o asignar actividades urgentes a momentos de nuestro día que no son propicios según nuestro estilo de vida. Trazar un plan de semana con pequeños objetivos -bien descritos- por cumplir realistas nos permitirá mejorar nuestra motivación y autoestima. ¿A quién no le entusiasma una lista de tareas por hacer tachada desde la primera hasta la última? ¡No te boicotees con tareas imposibles y date el placer de ir paso a paso!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.